Contraacciones de Mike Barlett, dirigida por Pilar Massa (reseña teatral por Juan Escalona, profesor de Matemáticas)

Contraacciones
Carallada Show
Teatro Central, 09 / 03 / 2012

Dos días después del anuncio de una huelga general y con el debate sobre los derechos del trabajador de plena actualidad, asistimos a la representación de esta obra sobre la manipulación de una multinacional americana en la vida privada de sus ejecutivos. Obra sin duda excesiva, parte una situación que empieza arrancando sonrisas e incluso risas de los espectadores para poco a poco envolvernos en una red de tensión y malestar que desemboca en una clara sensación enfermiza de desasosiego y pesimismo frente a la situación que se desarrolla ante nuestros ojos. Y puede que precisamente ahí esté el acierto del planteamiento, y es que, a pesar de lo excesivo y a veces truculento del argumento, no podemos dejar de reconocer en él muchos aspectos que poco a poco identificamos en ciertos entornos laborales y que empiezan a imponerse como situaciones abusivas pero a la vez cotidianas. En mi opinión, la interpretación de ambas actrices fue excelente, pues si en el caso de Emma es un personaje que ofrece grandes posibilidades de lucimiento, al abarcar un amplio abanico de emociones y vemos como se va degradando desde esa segura y firme ejecutiva inicial hasta la mujer alienada y drogada del final de la obra, la jefa de personal ofrece un personaje monolítico, frío y viscoso, educadamente perverso pero que con las inflexiones de su voz, miradas e incluso silencios, nos transmite toda la fuerza y manipulación que la caracteriza. Una obra que invita a la reflexión y que nos hace temer que, en unos años mas, será Emma la que ocupe el papel de la jefa de personal pues, ya se sabe, no hay mejor verdugo que alguien que anteriormente fue víctima…  

One thought on “Contraacciones de Mike Barlett, dirigida por Pilar Massa (reseña teatral por Juan Escalona, profesor de Matemáticas)

  1. belenrodriguez 13 marzo, 2012 / 12:57

    La verdad es que no puedo negar la cierta “angustía existencial” que me provocó la visión de la alineación progresiva de la trabajadora que se sometía a todos los requerimientos de esa jefa tan fría e impasible que tan sólo titubea levemente durante unos segundos ante el desmoronamiento progresivo pero imparable de su subordinada. Sin duda, es el tipo de relación entre jefe y empleado de la que todo el mundo debería huir despavorido…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s