Invernadero de Harold Pinter

5205_171217122014173555_001

Hoy vamos a asistir al estreno de Invernadero en el Teatro Central, con dirección de Mario Gas y versión de Eduardo Mendoza e interpretado por Gonzalo de Castro y Tristán Ulloa.

Se trata de una de las obras más representativas de su autor, el Nobel Harold Pinter, donde se presenta una sátira del funcionamiento burocrático y el gobierno autoritario.

Aquí os dejamos la ficha de la obra para que elaboréis y dejéis vuestras reseñas en los comentarios de esta entrada.

invernadero_1

7 thoughts on “Invernadero de Harold Pinter

  1. Clara Núñez Bermudo 31 enero, 2015 / 14:32

    La obra representada en el teatro central el pasado fin de semana titula Invernadero de Harold Pinter trata sobre como durante toda la obra se va aconteciendo el asesinato de alguno de los protagonistas y como al final de la obra nos damos cuenta de como el secretario del jefe ha ido maquinando un malévolo plan para acabar con su jefe y asi alcanzar la supremacía sin ser acusado de los asesinatos al final de la obra, acusando a los pacientes de la clínica del crimen.
    durante toda la representación se va planteando intriga sobre cual sera el final de los protagonistas con un tono de humor sarcástico.
    el escenario de esta obra me llamo muchísimo la atención ya que cambiaba girando provocando en el espectador curiosidad.

  2. José Luis Ruiz Oliver 3 febrero, 2015 / 16:15

    El pasado 23 de Enero de 2015 se presentó en el Teatro Central de Sevilla una obra de Harold Pinter llamada Invernadero. Esta estaba dirigida por Mario Gas y entre los actores más destacados tenemos a Tristán Ulloa como Gibss o a Jorge Usón como Lush.

    La trama, la cual se desarrolla en un escenario móvil donde por una cara presenta el despacho del director de un psiquiátrico y por la otra una sala común para los mismos empleados, cuenta una serie de problemas que ocurren en el edificio. Dichos problemas resultan ser la muerte de un paciente debido a un paro cardiáco y el nacimiento de un niño del cual no se sabe quién es el padre pero a la vez todo el mundo se lo imagina. Todo esto se convierte en un complot contra el director del psiquiatrico por ser el causante de los sucesos y a su vez por actuar de una forma bastante burocrática, pues como él era el director, para él los demás no eran más que personas inferiores a las cuales se les puede faltar el respeto si tenía ganas.

    Durante la obra aparecen personajes muy característicos como una trabajadora que solo busca sexo, el portero (Lamp), el cual no está muy cuerdo y por ello le echan la culpa de todo o un médico bastante sereno con una pizca de humor bastante irónica.

    en si todos los personajes estaban muy bien desarrollados pero el problema era que del argumento. No sé si el problema estaría en la propia obra del autor, en la traducción o en la adaptación pero la obra estaba falta de un diálogo consistente por lo que te hacía pensar demasiado para entender la situación. El claro ejemplo estaba al final, el cual se desarrollaba en un diálogo muy rápido y muy oscuro donde explican lo que había pasado una noche en el psiquiátrico pues habían asesinado a casi todo el personal. Verdaderamente no se especifica nada y no sabes si el final transcurre como se dice o es un apartado más del reiterado humor que usan: “Ha sido Lamp”

  3. Juan Manuel Alfaro Sánchez 2Bto A 12 febrero, 2015 / 16:01

    Viernes 23 de enero, los alumnos del IES Severo Ochoa asistimos para ver la segunda obra que se representaba en este segundo trimestre. Una vez más pudimos contemplar como todos los asientos de este magnífico teatro se llenaban.

    La obra desarrolla su argumento en una “clínica” donde nada se sabe a ciencia cierta, todo es una especie de enredo. Se puede apreciar fácilmente la distancia que hay entre los empleados, secretarios, y el jefe e incluso entre trabajadores, pues nadie confía en nada ni en nadie. Este es un lugar donde los a pacientes no se les conoce por su nombre, se les conoce por una serie de número que los identifica como si no se tratasen de personas.

    En el día de Navidad, llega a oídos del jefe de la institución, la muerte de un paciente y el nacimiento de un niño en su propia clínica. Estos acontecimientos generan un revuelto y el caos y los defectos de ese lugar se hacen más patentes. El final de la obra se podría calificar como un final abierto, pues desde mi punto de vista el final da a entender que las situaciones que se habían dado antes de que todos muriesen, seguirán ocurriendo y no habrá un giro hacia posturas mas adecuadas y humanizantes en aquella nueva clínica a la que Gibbs, único superviviente, se dirige.

    En mi opinión es una obra que puede ser difícil de entender para algunas edades por lo que no la calificaría para todo tipo de público. Una obra donde se necesita mucha atención para captar el final de la obra. Me impresiona como los actores le dan el máximo jugo, el máximo rendimiento a papeles de personajes que no tienen nada que ver con sus personalidades, gustos, aficiones, etc. Una vez más demostraron que llevan el teatro en la sangre.

  4. Natalia Aguilar 16 febrero, 2015 / 14:59

    “El invernadero” es una comedia escrita en 1958 por Harold Pinter, un dramaturgo, poeta, guionista y actor inglés que ganó el Premio Nobel de Literatura en el año 2005.

    Esta obra está inspirada en la intervención soviética en Hungría para conjurar la revolución. El título de esta hace referencia al lugar en el que se desarrollan los hechos. Se asimila a un sitio de reclusión, que podría ser o bien una prisión o bien un centro sanitario cuyo director era un antiguo militar que quería conservar su imposición y respeto sobre los demás. Una actitud de la cual él mismo se engañaba porque muestra debilidades como todas las personas. Los internos en el hospital han perdido su nombre. Son identificados por números, algo que muestra un triste y fría valoración a la ética humana. Cuando se llama a un número en concreto de estos pacientes, algunos no responden, ya sea porque han fallecido o se han ido.
    De nuevo las luchas por el poder vuelven a ser aspectos muy presentes en la vida.

    Podemos decir que la función representa una realidad presente a través de la exageración. La ironía y las burlas establecidas entre los personajes.

    La puesta en escena era sencilla, constaba de una plataforma giratoria en la cual se encontraban aquellos elementos y objetos necesarios para introducir al espectador en el lugar en el que se desarrolla la historia. Sin embargo, esta sencillez colaboró en que no consiguiera integrarme profundamente en la obra durante ciertas escenas. En esta sensación también influye el diálogo mantenido entre los personajes, que en mi opinión era cerrado, es decir, no interactuaban con el público ya que sólo hablaban entre ellos, y como consecuencia se requería una mayor atención por parte del espectador.
    Además me parecía que faltaba una fuerte conexión entre los actores debido a su recién estreno.

    Por último, hay que añadir la acogedora entrevista que realizaron algunos compañeros del centro con Gonzalo Castro, un importante actor español tanto en el teatro como en televisión, y que representaba el personaje protagonista del director del hospital.
    En ella nos cuenta algunas de sus anécdotas más personales y su valoración a la lectura, definiéndola como un elemento enriquecedor que abre muchas puertas a la vida y aumenta nuestra capacidad para comunicarnos. Pero sobre todo, un elemento que nos aporta libertad.

  5. Elías Valverde López 25 febrero, 2015 / 20:24

    El pasado viernes 23 de enero acudí al Teatro Central de Sevilla, a ver la obra de teatro, Invernadero, escrita por Harold Pinter y dirigida, en esta ocasión por Mario Gas. Esta representación protagonizada por Gonzalo de Castro, Tristán Ulloa, Isabelle Stoffel y Jorge Usón, es una comedia negra, que critica las falsas apariencias que dan muchas empresas y que en realidad esconden gran cantidad de secretos y mentiras para mantener una buena imagen que en realidad no tienen.

    La historia comienza con una conversación entre el director de la clínica y su secretario. En ella este último le comunica al otro que en el hospital a muerto un paciente, y que otra paciente ha tenido un hijo en la clínica. Estas dos noticias provocan un gran revuelo entre los miembros del centro que desencadenarán una serie de problemas. Al final se da a entender que el director era el autor de ambos incidentes. Aunque la obra finaliza con que el secretario del director libera a los pacientes quienes acaban con la vida del jefe de la clínica y de todos los empleados.

    Esta obra da mucho que pensar, para empezar, el director, era una persona completamente loca, que presumía por haber luchado para llegar a donde estaba, y que se quejaba porque ahora que estaba en lo más alto sólo tenia problemas. No tenia a nadie cercano a quien querer, estaba completamente sólo. Maltrataba a sus empleados, y aunque se enorgullecía de dirigir una empresa completamente segura y atenta con sus pacientes, demuestra que esto no es así cuando él es el primero que se salta las normas y abusa de sus empleados y pacientes. Además esta imagen falsa que intenta trnsmitir la clínica se desmiente cuando son los propios pacientes quienes matan al director. Su ayudante, que al principio de la obra parece que sirve ciegamente a su jefe, al final demuestra lo contrario cuando se revela contra él. El secretario aguantaba a su superior simplemente porque sabía que tarde o temprano él alcanzaría su puesto y sería él quién maltratara a sus ayudantes. Toda la imagen que al principio de la obra daba la clínica de desmorona a medida que transcurre la obra. Demuestra que era una cueva de lobos en la que unos se alimentaban de los otros y competían por ascende. Pero lo más impresionante es que todo este drama lleno de luchas de poder, mentiras y asesinatos, lo relatan desde el humor, creando una historiacompletamente desquiciada.

    A mi, personalmente, me ha gustado la obra, me he reído mucho, y me lo he pasado muy bien viéndola. Me ha llamado la atención la trama, la historia, no me la esperaba en absoluto y me ha sorprendido. El final no queda muy claro, y quizás no se explica muy bien, en mi opinión, hay un salto muy grande al final, la historia se está desarrollando normalmente, y de repente, se suceden rápidamente escenas que desenlazan la obra y esta finaliza. Estos echos suceden en apenas cinco minutos. Esto es verdad que no me ha agradado mucho porque no ha sido un desenlace suave sino demasiado brusco. Por lo demás me ha gustado, me ha echo reír mucho y además me ha parecido una obra que gracias a la fama que poseen los actores que en ella participan ha alcanzado un nivel muy alto.

  6. Nicolás Esnoz Huici 11 marzo, 2015 / 0:05

    La obra escrita por Harold Pinter en 1958fue representada el pasado viernes 23 de la mano del director Mario Gas en el Teatro Central, con la participación de actores muy importantes en el ámbito español como Gonzalo de Castro, Tristán Ulloa y Jorge Usón
    Toda la obra transcurre dentro de un “centro de reposo”, lo que para nosotros se traduce en un manicomio. En este sitio, nada más comenzar la obra nos enseñan la poca profesionalidad y el nulo rendimiento, informando el secretario de un embarazo de una paciente y de la muerte de otro, sucesos de los que el director no estaba enterado a pesar de que estos habían sucedido varios días atrás.

    A lo largo de toda la obra se muestra el intento de los trabajadores por ganarse el favor del director mediante acciones ajenas al trabajo, y el total maltrato y desinterés por los pacientes. El jefe es un hombre que se tiene en sí mismo en alta estima, que idolatra al antiguo jefe del manicomio, que se rinde a los halagos de los demás y que no comprende por qué ha perdido el centro el buen rendimiento que había tenido el centro con el anterior director.
    Solamente hay un personaje “bueno”, el encargado de mantener las cerraduras de las celdas de las celdas de los pacientes, el cual es sometido a una serie de pruebas eléctricas con un fin que supones científico, pero que a nuestro parecer se asemeja más a una tortura. Este hombre era sustituto del anterior encargado, que murió en una de estas sádicas y escalofriantes pruebas.

    Al final del teatro, se produce una masacre en la que los pacientes asesinan a todos los altos cargos, habiendo podido salir de sus habitaciones porque el encargado había enloquecido como consecuencia de las descargas. De los trabajadores importantes sólo sobrevivió el secretario, que según él mismo se encontraba trabajando cuando aquello sucedió y pudo reaccionar.

    A pesar de que esta obra se escribiese hace muchos años atrás, se plantean situaciones que posiblemente, o seguro, de maltrato y engaño a un paciente indefenso.
    Esta obra muestra el abuso que ejercen los poderosos sobre los más débiles, cómo se aprovechan de ellos y los utilizan, incluso bajo un auto-engaño de que las cosas se están haciendo bien, o de querer cambiarlas y no terminar nunca de hacerlo. Y junto a esto hay que destacar la semilla de injusticia y venganza que se planta al final y que desarrolla este eslabón más débil y maltratado.

  7. Iñaki 18 marzo, 2016 / 18:06

    El final de la obra no se acaba de entender, el secretario del jefe que sobrevive parece pasar a estar bajo el poder de un nuevo jefe de todas maneras, alguien lo puede confirmar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s