Reseña del libro “Una palabra tuya” de Elvira Lindo por Raquel Rodríguez (2º Bach A) y Maribel Domínguez (2º Bach A)

Reseña Raquel Rodríguez

RESUMEN: Rosario solo es capaz de ver el lado negativo y pesimista de su vida, un padre que la abandonó, una madre enferma, un “novio” sin atractivo, un trabajo que odia… siempre está comparando su vida con la de los demás y eso la hace infeliz.

Cuando muere su madre, Rosario se siente liberada y su vida sufre un proceso de cambio, es importante mencionar en este cambio a su amiga desde la infancia, Milagros quien aparentemente es una persona feliz, alocada y vitalicia.

A medida que suceden acontecimientos como la muerte del bebé encontrado por Milagros y su sucesivo suicidio, Rosario empieza a valorar su vida y decide estar agradecida por lo que tiene y no por lo que le falta. Ese novio “sin atractivo” resulta ser el amor de su vida, algo de lo que ella no pudo darse cuenta antes del cambio que sufre debido a su continuo pesimismo.

La novela Una palabra tuya pertenece a la escritora Elvira Lindo quién ha publicado grandes clásicos literarios como Manolito Gafotas.

Elvira Lindo expone la vida de la protagonista de la obra, Rosario, quien es una mujer corriente inundada por un enorme pesimismo. Ese pesimismo se debe a su constante comparación con otras personas, solo alza la mirada para ver aquello que otros tienen y ella no; aunque a medida que avanza la obra, existe un cambio psicológico de la protagonista muy evidente.

Cabe destacar las aportación para ese cambio de dos personajes fundamentales en la obra: uno de ellos es Morsa, un hombre con el que Rosario comparte trabajo y sexo pero por el cual en un principio ni siquiera siente atracción, se podría decir que mantiene relaciones sexuales con él a cambio de su compañía. Al final de la obra, a la muerte de Milagros (personaje que comentaré a continuación), Rosario es capaz de abrir los ojos y ver algo distinto en Morsa que no había sido capaz de ver antes y acaba formando una familia con él.

El otro personaje destacable, Milagros es alguien aparentemente ignorante como un niño y con la felicidad que ello conlleva. Pero realmente cuando Rosario conoce su verdadera historia, vuelve a abrir los ojos y se da cuenta que Milagros ha pasado por dificultades durante toda su vida y ha decidido apartarse a otro mundo más allá de la realidad. Al final de la historia Milagros decide suicidarse porque la poca esperanza de felicidad que tenía en su vida con el deseo de tener un hijo se ha desvanecido.

Escapar de la realidad cuando lo que te rodea es triste y desagradable es una buena forma de aprovechar lo que se tiene y disfrutar de la vida. Rosario y Milagros tienen vidas paralelas repletas de problemas, sin embargo, en el principio de la obra se presenta a Milagros como la persona luchadora y feliz que no compara su vida con otros y a Rosario todo lo contrario; y cuando asistimos al final de la novela, la situación cambia radicalmente y los puntos de vista de ambas se intercambian, ahora Milagros es la persona infeliz que se rinde y Rosario empieza a valorar lo que tiene y a disfrutar.

Este intercambio de papeles psicológico de ambos personajes es algo que llama mucho la atención porque quizás la muerte de Milagros es lo que da pie al cambio psicológico ya comentado de Rosario, y es que muchas veces las cosas se presentan delante de nosotros y no somos conscientes de ello porque sólo somos capaces de centrarnos en nosotros mismos hasta que ocurre algo que nos rompe los esquemas establecidos.

La obra en todo momento es el proceso que sufre la vida de Rosario para alcanzar la felicidad. En un sentido pedagógico, Elvira Lindo busca resaltar la idea de que la felicidad está en nosotros mismos, en nuestra manera de pensar y en nuestra forma de darle la vuelta a situaciones que nos desagradan. Somos conscientes de que cada persona es un mundo y por tanto cada persona vive en su mundo; de nosotros mismos depende tener ilusión, objetivos, motivación y positividad en la vida.

Reseña de Maribel Domínguez

Una palabra tuya nos relata la vida fracasada de dos mujeres que ofrecen una visión del mundo totalmente distinta. Por una parte tenemos a Rosario, la que lucha por no resignarse a una vida llena de fracasos y desgracias desde su infancia. Rosario odia su vida, su familia, su trabajo, su infancia e incluso su nombre. Su amiga Milagros, por su parte, a pesar de haber llevado una vida incluso peor que Rosario, acepta su destino con optimismo y nunca se lamenta por lo que la vida le ha ofrecido, sino que se encarga día tras día de buscar la felicidad.

La novela está narrada por Rosario. La protagonista siente una vida frustrada desde pequeña, ya que su madre se ha encargado desde siempre de inculcarle unos prejuicios sobre ella misma diciéndole que tenía una mente oscura, que siempre se quejaba por todo y que era una desagradecida. En definitiva, podemos decir que Rosario no tuvo infancia porque siempre la trataron como una adulta y ella también terminó considerándose siempre como una adulta.
Con su padre era con el único que podía mantener una relación distinta y una cierta complicidad, pero se marchó de casa cuando era una niña sin saber el motivo,( hasta que descubrió que se fugó con su amante) y su madre se encargó de ella y de su hermana. Su hermana Palmira se casó y se fue a Barcelona donde formó una familia y a ella le tocó hacerse cargo de su madre, ya que Palmira se desentendió totalmente.
La relación con su madre en los últimos años de vida fue un calvario, pues ésta perdió totalmente la cabeza y Rosario, sin saber cómo tratar a su madre cuando la mujer se comportaba como una cría de 3 años, se encargó de encerrarla numerosas veces en el armario y se limitaba a mentirle sobre su vida para que no sepa a lo que realmente se ocupa Elvira, pues su madre incluso habiendo perdido facultades no aceptaría que su hija fuese barrendera.

Una mañana, aún cuando Elvira no tenía trabajo, se reencontró con una amiga de la infancia que le propone compartir el trabajo del taxi, pero una vez que el tío de Milagros (la amiga) despide a su sobrina del empleo del taxi, ambas empezaron a trabajar como barrenderas.
Milagros había tenido una infancia terrible. Debido a su peculiar carácter y físico siempre fue rechazada en el colegio y la conocían como la “monstrua”. Sin embargo, nunca pareció haberle preocupado mucho. Es más, nunca cambió y con unos 30 años parecía seguir siendo aquella niña sin preocupaciones que seguía ignorando los comentarios desagradables que oía sobre ella misma y que, además, a sabiendas de todo lo que le decían sus compañeras seguía ofreciendo una imagen amable y simpática con cada una de ellas, cosa que jamás entendió Rosario, la que al oír comentarios como que ella y Milagros estaban juntas se indignaba y mantuvo fuertes discusiones con sus compañeras.
Milagros parece estar obsesionada con Rosario y por eso en un primer momento la constante presencia de Milagros comienza a resultarle incómoda. No obstante, a lo largo de la novela, observamos como Rosario comienza a necesitar de la ayuda de su amiga y Milagros se convierte en su familia, la única capaz de mostrarle la parte positiva de su mundo, de hacerla reír y de ayudarla en situaciones en las que su hermana legítima no estaba. Así llegamos al punto el que  incluso Milagros se preocupa por Encarnación, la madre de Rosario y tras su muerte se ofrece a amortajarla, ya que Rosario y su hermana son incapaces.
Milagros ya se ha convertido en una hermana para Rosario y después de la muerte de su madre, se convierte en un punto de apoyo imprescindible para ella, ya que se hunde en una terrible depresión, no por echar de menos a su madre, sino por sentirse culpable de haberla tratado así los últimos años de su vida y por inlcuso haber deseado su muerte.

Una mañana laboral como tantas otras, Milagros oye algo en la basura, creen que es un gato, pero al abrir la caja abandonada, se sorprenden al ver que es un bebé recién nacido el que llora. Rosario reacciona inmediatamente y le dice a Milagros que hay que llevarlo a un hospital, que parece que el niño está muy grave. Pero Milagros se niega, lo ha encontrado ella y quiere convertirse en su madre, ella lo cuidará porque si lo lleva al hospital llevarán al bebé a un orfanato y ella insiste en quedárselo. A Rosario le parece una locura e intenta persuadirla, pero Milagros ya se considera madre de aquel bebé y es imposible arrebatárselo, por lo que tras una fuerte discusión en la que Milagros se abre por primera vez, reprochándole a su amiga su actitud cuando ella ha hecho tanto por Rosario y es entonces cuando ésta acepta que su amiga se lleve al niño.
Tras unos días, Rosario es incapaz de llamar a su amiga, se siente culpable por lo que ha ocurrido y no sabe cómo ha podido permitir que se haya llevado al niño. Sin embargo, unos días más tarde se presenta en casa de su Milagros y va en busca del niño, pero el niño ha fallecido. Milagros ante la muerte de ese bebé reacciona como si fuese su verdadera madre o como si al niño lo hubiera adoptado y llevara años con él. Ahora es ella la que se hunde en una terrible depresión de la cual es incapaz de salir…

El final prefiero no revelarlo para los que estén interesados en leer Una palabra tuya, una obra que recomiendo, ya que hace que nos cuestionemos cuáles son las cosas que realmente valen la pena preocuparse y si, como Rosario, debemos quejarnos continuamente por las caidas que se sufren a lo largo de la vida o si por el contrario hay que intentar levantarse cada día y buscar la meta que debes perseguir para que esas caídas no hayan sido en vano.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s