Bodas de sangre

Allá por 1931 escribía Federico García Lorca esta tragedia dividida en tres actos. Para escribirla, se inspiraba en un hecho real sucedido en el Cortijo del Fraila, en Níjar (Almería). El dramaturgo se basaba en la tragedia ocurrida en su tierra andaluza para componer esta obra, que acompañaba en la misma época a otras como Yerma, Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores. Todas tienen en común una historia rural de su tiempo, la vida andaluza, lo cotidiano de aquel momento en España. En este caso, se nos presenta la historia de dos jóvenes a punto de contraer matrimonio, el cual fracasará tras el abandono de la novia por su primer e histórico pretendiente. Como algo habitual de las obras lorquianas, el desenlace presenta la trágica muerte tras el enfrentamiento de protagonistas.

BodasdesangreLa excepción de esta obra es la ausencia de nombres en todos los personajes menos en Leonardo, con la intención de reflejar los prototipos de aquella época. El hecho de una vieja disputa entre familias, la pena de una madre que teme por su hijo, o la llama de un amor que nunca se apagó reflejan muy bien el panorama social del campo en aquella época. Por otra parte, en los momentos decisivos, Lorca abandona la prosa y apuesta por el verso, ayudándose durante toda la obra de símbolos como el caballo, la luna o la mendiga que representan la garra del hombre, la oscuridad, y la muerte acontecida en ésta. Destaca durante la transición de la obra la preocupación y angustia que siente la madre del novio, dolida por el recuerdo de su marido y su hijo, asesinados por la familia rival, “los Félix”. El hecho de que su otro hijo se vaya a casar con la ex novia de Leonardo, “el de los Félix” exponía aquél miedo de la madre por el único hijo que le queda, desconfiando en toda la obra de las intenciones de la novia. Esto, por tanto, refleja bien el papel de madre de protectora de su hijo, que incluso podemos observar llegados a nuestros días.

En definitiva, la tragedia refleja los aspectos cotidianos como bien era la intención de Lorca, aspectos que focalizaban escenas repetidas hasta hoy, en especial el amor de la novia por una anterior pareja imposible de olvidar. Así mismo, Leonardo, quien ni mucho menos tampoco ha podido olvidarla aún teniendo un hijo con su actual pareja. Todo esto desata mucha de las convenciones sociales del amor que existen actualmente.

Por Antonio Angulo Pérez, 2º Bach-B

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s