Persépolis: una biografía épica

persepolisCuando empecé la lectura de Persépolis no me impresionó ni me enganchó su historia. Pensaba que era el típico cómic que te mandan leer para aprender valores, para pensar… Pero a partir del tomo 2 me di cuenta de que el cómic era más que eso e iba encontrando semejanzas con Marjane que me hacían engancharme más y más en la historia y que acabaría leyéndome el tomo 4 con un cierto sentimiento de tristeza, porque sentía que faltaban por contar cosas y experiencias, que necesitaba más.

Normalmente los comics suelen tratar historias épicas y fascinantes, llenos de ciencia ficción y fantasía, como en los cómics de Marvel o los de Paper Girl, los aliens, el drama,… Pero Persépolis no. La obra de Marjane Satrapi cuenta historias épicas y divertidas, pero sin edulcorarlas, tal y como las vivió ella. Eso es lo que lo diferencia de otros cómics. Persépolis no es un cómic para divertirse, aunque tenga capítulos muy graciosos, es un historia que te muestra una realidad actual, la guerra, a través de los ojos de una niña. El cambio de vida frente a los ojos de una adolescente y la opresión de un régimen frente a los ojos de una adulta; y no solo sus diferentes puntos de vista, sino cómo logra superar esos baches en el camino, como su depresión, su vida en Europa, su fallido matrimonio… Y de darte cuenta de que en el mundo hay tantas culturas distintas como personas en él.

Mi tomo favorito es el 4, cuando tomas las riendas de su vida y empieza la universidad, tiene a sus amigos, a su pareja… Cuando abandona su época depresiva en Europa, donde se avergüenza de ser iraní, de ella, de su vida, por eso es mi parte más odiada. Creo que todo aquel al que le dé pereza la lectura, como yo, encontrará este cómic muy divertido, se sentirá identificadx en alguna parte de la historia y que aprenderá, no solo a respetar todas las culturas y puntos de vista, sino a superar las adversidades de la vida.

Por Míriam Quintanilla Villarejo

Anuncios

La mano que mece el progreso

636223306249452796

El día 11 de Febrero se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Con motivo de esa celebración, el Departamento de Matemáticas organizó un encuentro con Clara Grima. En ella dio forma a una conferencia en la que destacó el papel de la mujer en la ciencia rescatando figuras de matemáticas tan destacadas como Ada Lovelace o Dolores Vaughan. Su intervención estuvo trufada de alusiones a las Redes Sociales y la relación que estas tienen con las matemáticas, los datos que se desprenden del comportamiento de sus usuarios y las conclusiones a las que matemáticamente se puede llegar.

Seguidamente, con motivo de la publicación del último libro de Clara Grima, Las matemáticas vigilan tu salud (co-escrito junto a Enrique Fernández Borja), se organizó una presentación y una mesa redonda en la que la Jefa del Departamento de Matemáticas, Aroa Ramos, quien moderó un coloquio con la autora del libro y Beatriz Alonso, Jefa del Departamento de Biología, y Susana Encinas, pediatra del Centro de Salud de San Juan de Aznalfarache. Las intervenciones de todas las participantes en este coloquio nos mostraron datos acerca de las vacunas, derribaron falsos mitos, se explicó de manera muy gráfica cómo funciona una vacuna, hubo espacio para hablar de qué es lo natural y enfrentarlo con la quimifobia… Al final de esta interesante charla, Clara Grima tuvo unos minutos para charlar con EL LECTOR ESPECTADOR y esto es lo que nos contó.

 

 

Si deseas saber más de Clara Grima, no dudes en buscarla en las redes sociales o en esta página donde se recogen las diferentes medios con los que ha colaborado y en los que habitualmente lleva a cabo su labor divulgadora.

¡Muchas gracias, Clara! Disfrutamos muchísimo con tu conferencia, con tu entrevista y de tu pasión por las matemáticas.

Nota: el título de esta entrada está tomado de un artículo que Clara Grima publicó aquí.