Celebración del Día de las Bibliotecas en el IES Severo Ochoa

Para celebrar el 24 de octubre hemos lanzado una convocatoria que acerca libros a usuarios, especialmente a través de sus portadas.

Diferentes alumnos de 1º y 2º de Bachillerato han realizado estos Bookfaces mimetizándose con la portada del libro que han cogido de nuestra biblioteca. E

Concurso de relatos de terror

Un año más convocamos el concurso de microrrelatos de terror. Este año te pedimos que los relaciones con el cine y dejes volar tu imaginación. Cuanto más aterrador, mejor.

Las bases son muy simples y habituales.

Tamaño de letra 12. Arial o similar.

Debes entregárselo a tu profe de lengua, que a su vez lo hará llegar al coordinador de la biblioteca. Al final de la semana del 25 al 29 de octubre, en los días previos a Halloween, daremos a conocer el nombre de lxs ganadores.

Cartel oficial de la convocatoria el IV Concurso de Relatos de Terror 2021

IV Concurso Literario de Relato Corto y Poesía

La biblioteca del IES Severo Ochoa convoca el “IV Concurso de Relato Corto y Poesía”. Lee las bases y anímate a participar. El plazo de presentación de los trabajos es hasta el 23 de abril. Entrégaselo a tu profe de Lengua, quien se encargará de hacerlo llegar al responsable de la biblioteca para participar en el concurso.

Ganadores del III Concurso de Relato Corto de Terror

El viernes, 6 de noviembre, entregamos los premios a los ganadores de esta edición del III Concurso de relato corto de terror. Ganaron el premio Rubén Quintero Barreiro (1º ESO-A), Irene Gaitán de los Santos (3º ESO-C) y Julia Barrios Romero (1º BACH-A). ¡Felicidades a los tres!

Entregamos los premios en la biblioteca en un acto muy pequeño debido a las medidas Covid.

Los relatos ganadores a continuación:

CONSECUENCIAS (Por Irene Gaitán de los Santos)

Me encontraba caminando por las desoladas calles de mi pueblo.

Era Halloween y casi nadie había salido por el Covid-19, exceptuando algunas personas con mascarillas que andaban guardando la distancia. 

Yo quería salir, así que mi amigo y yo decidimos dar una vuelta.

Después de poner la dirección que él me mandó, seguí el camino hasta llegar a un callejón oscuro, sentí miedo, pero el móvil me indicaba que siguiese recto, así que dejé el miedo a un lado y seguí caminando. Ese fue mi primer error.

Seguí andando y miré el suelo, aunque estaba muy oscuro, pude distinguir un rastro rojo. Pensé que era una de las bromas de mi amigo y continué. Ese fue mi segundo error. 

Seguí el rastro, las manchas aumentaban, y entonces lo vi. Grité. No solo por ver a mi amigo bañado en sangre, sino también por la silueta que vi a su lado. Sostenía un cuchillo en una mano y un móvil en la otra. Él se bajó la mascarilla que tenía puesta, dejándome ver su sonrisa anormalmente larga. Se acercó, y entre sollozos, afirmé:

– ¡Eres un asesino!

–  No. – Dijo sonriendo. 

– ¡Eres un psicópata!

– No.

Su sonrisa se ensanchó.

– Soy un demonio, y tú iras al infierno. 

Luego, levantó el cuchillo y corrió hacia mí.

Ser una asesina, ese fue mi tercer error.

Un Halloween diferente (Por Ruben Quintero Barreiro)

La noche de Halloween del año 2020 no sería igual que otros años, debido al virus Covid-19, mis amigos y yo no podríamos salir a pedir caramelos por las casas. Sin embargo, se nos ocurrió un reto digno de esa noche, entraríamos en una casa del pueblo que llevaba años abandonada. Contaban, que en ella vivió un señor al que le gustaban mucho los gatos, y cuando murió, los gatos se apoderaron de la casa. Se rumoreaba que en una ocasión, un niño entró y vio un fantasma, desde entonces nadie se atrevía acercarse a ella. Así que, nos pusimos nuestras mascarillas y nos fuimos muy decididos, por las calles totalmente vacías.

Nada más entrar en la casa, escuchamos gatos maullando, sin embargo no se veía ningún gato; con mucho miedo, caminamos hasta el salón, donde había un sillón que reflejaba la silueta de una persona sentada, como si estuviera acariciando un gato, los maullidos de los gatos se sentían cada vez más fuertes. De repente, sentimos como si nos tiraran de las mascarillas, intentando quitárnoslas.

Nos asustamos tanto, que salimos corriendo despavoridos, dejando unos caramelos que llevábamos en las manos, y que nadie se ha atrevido regresar a buscar.

El resurgir de los monstruos (Por Julia Barrios Romero)

-Esto no puede continuar así. Nuestra noche está decayendo y ya nadie nos toma en serio. Nos hemos convertido en una fiesta más que celebrar, una vergüenza comparada con la gloria de antaño. Si no actuamos pronto, Halloween desaparecerá.- proclamó el Diablo.

– Hay que renovar los métodos, pues el mundo ya no es lo que era. Nada de disfraces ni golosinas. Si queremos que los humanos sientan miedo, tenemos que crear algo que ponga todo patas abajo.- expusieron las brujas al unísono.

-Las personas son sociables por naturaleza, por lo que propongo que les forcemos a estar aisladas.-sugirió Drácula.

-Yo quiero ponerles un bozal para que experimenten la agonía que sienten los animales obligados a llevarlo.-vociferó Licaón, rey de los hombres lobo.

-¡Y que hayan muchas muertes!- bramaron los zombis.

Así, poco a poco fueron creando el escenario ideal para una noche de puro pánico. Cada comunidad fue nombrando los males que querían que las personas sufriesen y el virus fue el contenedor elegido para encerrarlos.

-Bien, pues está decidido. En el próximo Halloween los humanos sentirán pavor, vivirán en un completo caos y la desesperación y la impotencia reinarán en los corazones de todos. Será el Halloween más terrorífico de la historia.- sentenció el Diablo con una sonrisa maquiavélica.