Entrevistamos a Carmen

Hoy tenemos el gran placer de recibir a Carmen, la cautivadora y sensual sevillana que ha roto los corazones varoniles (o no) de media Andalucía. Este mito viviente ha venido a contarnos un poquito sobre su historia con el Navarro, del que hemos oído hablar ya en varias ocasiones y con quien, o al menos eso tenemos entendido, mantienes un romance. Muchísimas gracias, Carmen, por recibirnos

CARMEN: Buenos días, Adriana. El placer es mío. Respondiendo a tu pregunta sí, actualmente el Navarro es mi novio, pero eso no significa que sea mi único hombre, no soy una mujer fácil de atar.

ADRIANA: Eso significa que al igual que él, no es el único que se ha adentrado en tus encantos ¿no?, me parece bien, la vida hay que disfrutarla al máximo Carmen. Ahora bien, ¿has tenido algún enfrentamiento con algún hombre por culpa de esto?

CARMEN: La verdad es que sí, hablando claro, yo no soy posesión de ningún hombre, soy una mujer guapa y atractiva y no te puedo negar que no me guste causar esa sensación en ellos pero jamás perteneceré a nadie, soy únicamente mía, y eso no todos los hombres pueden llegar a entenderlo.

ADRIANA: Di que sí Carmen.

Ahora tengo otra pregunta para ti, ¿tú siempre has sido así de espabilá y siempre has tenido ese carácter tan impetuoso o ha habido algún motivo que te haya hecho ser quien eres ahora?

CARMEN: Yo procedo de una familia gitana de Sevilla, y tanto el arte como el poderío siempre han corrido por mis venas. Mi madre me vendió a un hombre con 12 años conocido como «el Tuerto», y ahí me tocó darme cuenta de cuál era la realidad, si no empezaba a asumir las cosas y a respetarme nadie lo iba a hacer por mí. Desde entonces me juré que nadie me haría daño y desde entonces actúo y digo las cosas que realmente siento y pienso. Eso me ha causado muchas peleas con mis compañeras cigarreras jajaja pero al final todas me respetan al igual que yo a ellas.

ADRIANA: Creo que llevas toda la razón, solo una misma sabe las circunstancias que le ha tocado vivir y los daños a los que se ha podido enfrentar y me parece muy valiente por tu parte que te muestres como una mujer tan libre y capaz a pesar de la sociedad en la que vives. 

Para finalizar, me gustaría hacerte una última pregunta, ¿sientes que cómo mujer, tu forma de ser y tu perspicacia son aspectos que deberían ser a imitar para otras mujeres?

CARMEN: Muy buena pregunta. Desde el corazón siento que aunque cada persona es cómo es, ninguna mujer debería reprimirse y ser acallada por ninguna otra persona, y menos por un hombre. Si algo le diría a todas ellas es que no tengan miedo, que saquen su furia, sus ganas de hacer las cosas, que no se conformen con estar a la sombra de sus maridos, porque son igual de válidas que cualquiera que esté a su alrededor. Yo soy así porque la vida me ha hecho así, y creo que no hay mejor recompensa que acabar viviéndola como te apetece.

A todas aquellas mujeres poderosas que escuchen esto, alzaos, y fuertes seréis invencibles.

ADRIANA: Nuevamente muchísimas gracias Carmen por recibirme con los brazos tan abiertos, ha sido una auténtica maravilla. Espero verte pronto, cuídate mucho y no dejes de ser tan tú.

CARMEN: Igualmente Adriana, gracias a ti por escucharme. Un abrazo enorme.