Farentheit 451

91EKCYo8gVLRay Bradbury presenta en Fahrenheit 451 (1953) una sociedad estadounidense del futuro en la que los libros están prohibidos y existen escuadrones que queman cualquier libro que encuentren. Los 451 grados equivalen a 232,8ºC y su significado se explica en el subtítulo de la obra: «Fahrenheit 451: la temperatura a la que el papel de los libros se inflama y arde».

En la obra conocemos al protagonista del relato, un bombero llamado Montag, que acaba por cansarse de su rol como censurador de conocimiento y decide renunciar a su trabajo. Confuso sobre si los libros son buenos o no, decide robar uno cuando van a quemar una casa. El capitán Beatty sospecha de que Montag esté guardando libros y le da una charla hablando del peligro de los libros…

La novela se centra en un tema históricamente tratado (como en el Quijote con el expurgo de la biblioteca de don Quijote) que es la quema de libros para reprimir ideas disidentes. La situación histórica que inspira a Bradbury fue la tensión vivida durante la era McCarthy de la amenaza de quema de libros en los Estados Unidos, aunque en años posteriores lo describió como una crítica sobre la forma en que los medios de comunicación de masas reducen el interés por la literatura.

¿Qué opinan los alumnos de Literatura Universal acerca del sentido de esta obra? Míralo en los comentarios.

A sangre fría, Truman Capote

truman-capote-sf-1

Truman Capote supone el encuentro entre el periodismo y la literatura. La clásica diferenciación entre suceso y relato de un autor que se nutre de la realidad como materia narrativa que transforma en literatura. Su interés por el periodismo y su intensa colaboración con la revista New Yorker lo acercaron a la disciplina del reportaje de investigación, lo que dio como fruto su célebre obra A sangre fría 18f03d85080685.Y3JvcCw4OTQsNjk5LDAsMTA4(1966), creadora del género de la non-fiction novel, que relata el caso real del asesinato de la familia Cutters, basándose en documentos policiales y el testimonio de los implicados. Por esta novela, junto a Norman Mailer y Tom Wolfe, Capote es considerado uno de los padres del nuevo periodismo, que combina la ficción narrativa y el periodismo de reportaje.

Escritor precoz. A los cuatro años sus padres se divorciaron y durante el resto de su niñez vivió la peripecia y la soledad del típico producto de “hogares separados” (inestabilidad o bonanza, traslados entre uno y otro progenitor), todo ello con el horizonte imperturbable de las granjas del sur profundo y rural. A los dieciocho años entra a trabajar en el New Yorker y a los veintiuno deja el periódico y publica un relato, Miriam, en la revista “Mademoiselle”, que atrae la atención de los críticos y es seleccionado para el volumen de cuentos del premio O’Henry de 1946.

Después del galardón, Truman Capote escribe Otras voces, otros ámbitos (1948). Esta novela impresionó más por su abierto planteamiento de las relaciones homosexuales que por sus verdaderos méritos literarios, y por sus reflejos autobiográficos más que por su delicada exposición de las vivencias infantiles: un niño solo, Joel, que busca a su padre en el profundo sur y termina por elegir a un travesti como figura paterna.

Vinieron luego los años de sus viajes y de residencia en Italia, Grecia y España; visitó también la Unión Soviética. Durante la década de los cincuenta publica insuperables entrevistas en Playboy y termina una de sus novelas más deliciosas, Desayuno en Tiffany´s (1958).

48422899

Para acercarnos más a la vida de este autor y su obra, los alumnos de Literatura Universal han visto el biopic del escritor norteamericano protagonizado por Philip Seymour-Hoffman. ¿Qué habrán sacado en conclusión de este autor? Míralo en los comentarios.

Una vez más

unnamed.jpgUna vez más es una película de Guillermo Rojas. Cuenta la historia de una chica, Abril, que regresa a casa por un tema familiar después de irse a Londres, donde llegó buscando trabajo hace cinco años. Ahora con un futuro prometedor como arquitecta regresa a su ciudad natal durante un par de días, hecho que propicia el reencuentro con sus amigos de toda la vida y su exnovio. Durante un día muy intenso, Abril (Silvia Acosta) y Daniel (Jacinto Bobo) viven un día plagado de recuerdos, de momentos vividos y revividos, poniéndose al día y mostrando tímidamente quiénes son ahora y contrastándolo cuidadosamente con quiénes fueron.

Cinco años es el hueco temporal que separa a quienes fueron de quienes son en este momento. Un lapso de tiempo suficiente como para que una persona cambie pero no para que olvide lo que dejó atrás.

En este deambular por sus calles en todos los momentos del día, en medio de una primavera ya florecida, la ciudad se encarga de tender una trampa a base de olores permanentes que evocan un pasado que deviene en una nostalgia revitalizante y embriagadora. Esa es la trampa en la que Daniel y especialmente Abril parecen estar cayendo.

Leí una vez que los años es un gusto que pasen y cumplir años es genial… la putada es el tiempo. Esta película logra la complicidad con el espectador para que ese tiempo no se pierda, pero aún más se solidariza con quien siente que de algún modo lo ha perdido. Porque seamos honestos, quién no ha querido alguna vez volver hacia atrás. Y como dice Abril: “La vida es impredecible”, a lo que Daniel contesta “Eso es lo bueno”.

Los personajes evolucionan en un solo día mostrando qué ha pasado en estos cinco años y cómo se han sentido el uno sin el otro. Laboralmente todo les ha cambiado pero emocionalmente parecen seguir con una cuenta pendiente que parece que nunca se va a saldar. Dos personas que parecen desear estar juntas pero las circunstancias no acompañan. Esa cuenta pendiente permanente, ese eterno qué habría pasado si… que puede marcar la vida de muchas personas. La realidad de aceptar que no se puede tener todo. La virtud de la película es que, aunque parezca chungo, si no te ha pasado de alguna manera todo esto… lo envidies. Y es así porque de un modo u otro no estamos libres de caer en la trampa de esa nostalgia que plantea Guillermo Rojas.

La película es sencilla, luminosa y a la vez que realista. Para cualquiera que viva en esta ciudad es un recorrido precioso por unos rincones que todos hemos vivido de alguna manera y eso tal vez incrementa el nivel de complicidad con los protagonistas. Sobre todo porque, como dice la canción de Maga que suena en la película “¿Quién se atreve a volver al pasado? ¿Quién querría llegar tan lejos a aquel verano?”.

Durante los diez primeros días de mayo ha participado en el D´A Film Festival que este año por razones del Covid-19 se hace a través de Filmin. Si llegas a tiempo y tienes posibilidad de verla, no te la pierdas. De lo contrario, cuando salga en cines, ve a verla.